La OIV y la FAO buscan la preservación de los recursos fitogenéticos

Se trata de cualquier material genético de origen vegetal de valor real o potencial para la alimentación y la agricultura.

La Organización Internacional de la Vid y el Vino (OIV) y la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas que lidera el esfuerzo internacional para poner fin al hambre (FAO), firmaron una carta de intención considerada histórica para la conservación de recursos fitogenéticos de la agricultura en general y la vitivinicultura en particular, dentro del marco del Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (Tirfaa). El objetivo, expresado en la reunión, es «detener y revertir la degradación de la tierra y la pérdida de biodiversidad».

“La importancia de este respaldo radica en el compromiso formal de dos organismos intergubernamentales, la FAO y la OIV, para defender iniciativas orientadas a dar forma al futuro tanto del sector vitícola como de la industria agrícola mundial en general”, dijo Luigi Moio, presidente de la OIV.

Por su parte, el secretario del Tratado Internacional, Kent Nnadozie, aseguró: “El acuerdo va más allá de la formalidad; representa nuestro fuerte compromiso de trabajar en colaboración hacia un futuro sostenible para la agricultura global”.

Esto marca un paso estratégico para conservar conjuntamente los recursos fitogenéticos, promover la biodiversidad y alinearse con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 15 para «detener y revertir la degradación de la tierra y la pérdida de biodiversidad».

Por recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura se entiende cualquier material genético de origen vegetal de valor real o potencial para la alimentación y la agricultura.

La carta de intención firmada representa el compromiso mutuo de cooperar activamente en términos políticos, científicos y técnicos para la conservación y mejora de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura, con un enfoque sostenible en el sector vitícola. Esta colaboración une a ambas organizaciones en su compromiso con la conservación de la biodiversidad del sector vitivinícola de la vid y el vino.

pexels-henri-guérin-197910.jpg

Las acciones a desarrollar

Desarrollo de Capacidades: Fomentar programas para el desarrollo de habilidades necesarias para la conservación avanzada de los recursos fitogenéticos.

Intercambio de Conocimiento: Promover activamente el intercambio de información relevante para el sector vitícola.

Adopción de estándares internacionales: Abogar por el uso de estándares de datos acordados internacionalmente para la documentación de los recursos fitogenéticos.

Provisión de recursos y financiación: Garantizar los recursos necesarios para apoyar actividades colaborativas, así como desarrollar iniciativas financieras para el progreso de objetivos compartidos, incluidos aquellos relacionados con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 15, que pretende “proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar de forma sostenible los bosques, combatir la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad”.

Fuente: Enolife

Dejá tu comentario

Las más leídas