Tendencias

La producción mundial de vino, la más baja de los últimos 60 años

Un reciente estudio elaborado por el área de estadísticas de la OIV detalla que para 2023 se espera una producción de 244,1 millones de hectolitros (Mhl). La principal causa de la caída fue la merma en las cosechas en el Hemisferio Sur y en algunos de los principales países de la Unión Europea.

Desde la sede de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) en Dijon, a través de una conferencia web, el jefe del Departamento de Estadística y Transformación Digital, Giorgio Delgrosso presentó el 7 de noviembre las primeras estimaciones de la producción mundial de vino en 2023.

A partir de la información recogida sobre 29 países, que representan el 94% de la producción mundial de vino, la misma (excluidos jugos y mostos) se estima entre 241,7 Mhl y 246,6 Mhl para 2023, con una estimación intermedia de 244,1 Mhl . Esto representa un descenso del 7% respecto a 2022, y por debajo de la media de los últimos 5 años.

INV.jpg

No obstante, la cifra de este año debe tomarse con cautela, ya que todavía hay grandes países, como China, cuya información no está disponible. Además, la gran volatilidad de los volúmenes de producción observada en los últimos años, tanto a escala nacional como regional, dificulta aún más las previsiones.

Esta sería la menor producción desde 1961 (214 MHL), incluso inferior al volumen de producción históricamente bajo de 2017 (248 MHL). Este escenario negativo puede atribuirse a descensos significativos en los principales países productores de vino de ambos hemisferios.

En el Hemisferio Sur, Australia, Argentina, Chile, Sudáfrica y Brasil registraron variaciones interanuales de entre el -10% y el -30%. La única excepción es Nueva Zelanda, el único país con un nivel de producción para 2023 superior a su media quinquenal.

También se prevé un bajo volumen de producción en el conjunto de la Unión Europea. En el caso de Italia y España, ambas registran un descenso significativo respecto a 2022 debido a unas condiciones climáticas desfavorables que provocaron mildiu y sequías. Francia se convierte en el mayor productor mundial en 2023, con un volumen ligeramente superior a su media quinquenal. Grecia es otro de los países que también se vio afectado.

En EEUU, en cambio, las primeras previsiones de su cosecha indican que el volumen de producción no sólo será superior al de 2022, sino también a la media observada en los últimos años. Lo mismo sucedió en algunos países de la UE como Alemania, Portugal y Rumanía. Todos ellos experimentaron condiciones climáticas favorables que se tradujeron en volúmenes medios o superiores a la media.

Una vez más, las condiciones climáticas extremas, como las heladas tempranas, las lluvias torrenciales y la sequía, han afectado considerablemente a la producción del viñedo mundial. Sin embargo, en un contexto en el que el consumo mundial está disminuyendo y las existencias son elevadas en muchas regiones del mundo, la baja producción prevista podría aportar equilibrio al mercado global.

Datos Hemisferio Norte

En la Unión Europea (UE), el volumen de producción de vino (excluidos zumos y mostos) en 2023 se espera que sea 150 Mhl, lo que representa una disminución interanual de 11,2 Mhl. En términos relativos, este volumen estimado es un 7% menos que en 2022 y un 8% menos que en los últimos cinco años promedio.

INV 1.jpg

En general, la producción de vino de la UE en 2023 representa el 61% del total mundial, cifra en línea con promedio de los últimos diez años. Si esta estimación se confirma en los próximos meses, esto es será el tercer nivel de producción más bajo registrado desde principios de siglo, después de 2017 (141 MhL) y 2012 (148 MhL).

En este contexto, Francia se ha convertido en el primer productor en el mundo este año con una producción estimada de vino de 45,8 Mhl, perfectamente en línea con su nivel de 2022 y 3% por encima de su promedio de los últimos cinco años. La cosecha de este año puede considerarse relativamente grande, aunque algunas regiones registraron variaciones negativas respecto a 2022. Es el caso de Burdeos y Sud-Ouest que sufrieron los ataques del mildiú velloso, y Languedoc-Rosellón, afectado por olas de calor y sequía. Se esperan volúmenes particularmente altos de la región de Cognac, Córcega y Champaña.

El 2023 es un año complicado para la producción vitivinícola en los otros dos mayores países productores de la UE. Italia registró un notable descenso en el volumen de producción en 2023 que se estima en 43,9 Mhl (-12% / 2022). Esta es la producción más baja desde la histórica de 2017. Muchos factores pueden atribuirse a esta baja producción, en particular las fuertes lluvias que provocaron el mildiú velloso en las regiones centrales y meridionales. Además, una parte del viñedo italiano se vio afectada por inundaciones, granizadas y sequías.

España mantiene su posición como tercer país vitivinícola productor mundial con un volumen estimado de 30,7 Mhl, lo que representa una disminución del 14% respecto a 2022 y -19% respecto a su media de los últimos cinco años. Se espera que el nivel de 2023 sea el más bajo de los últimos 20 años. El bajo volumen de la cosecha es consecuencia de una grave sequía y temperaturas extremas que golpearon fuertemente a las vides. Castilla-La Mancha, la más grande región productora de vino, se espera que disminuya su producción entre un 10 y un 15% respecto al último año.

INV 2.jpg

En cuanto a los demás grandes países productores de vino de la UE, se esperan tasas de crecimiento positivas en Alemania (9,0 MhL, +1% / 2022), Portugal (7,4 MhL, +8% / 2022) y Rumania (4,4 Mhl, +15% / 2022). En estos tres países, los volúmenes de producción se espera que también sean más altos que la media de sus últimos cinco años, con promedios del 2%, 12% y 4%, respectivamente.

Una situación similar atraviesan Hungría (2,5 Mhl, +1% / 2022), Bulgaria (0,9 Mhl, +7% / 2022), y Eslovenia (0,6 Mhl, +6% / 2022), sin embargo, los niveles esperados están por debajo de sus promedios de los últimos cinco años. En general, en todos estos países, la temporada de crecimiento estuvo marcada por condiciones cálidas y secas, y las lluvias del verano dieron lugar a altos rendimientos.

En otros países de la UE también se espera una disminución en la producción respecto a 2022. Para Austria, el séptimo mayor productor de vino europeo, se estima una producción de 2,4 Mhl para este año (-7% / 2022), tras una temporada de crecimiento turbulenta y desafiante marcada por fuertes tormentas.

Uno de los países que muestra la mayor variación negativa respecto a 2022 es Grecia, con una producción prevista de 1,1 MhL en 2023. Este volumen representa una importante disminución no sólo respecto al año pasado (-45%) sino también respecto a la media de los últimos cinco años (-50%). Esto se puede atribuir a las fuertes lluvias de la primavera que provocaron enfermedades de la uva (especialmente mildiu velloso) y a niveles elevados de temperaturas y sequía en los meses de verano que impactó fuertemente las vides.

INV 3.jpg

La República Checa estima una producción de vino de 0,5 Mhl, cifra que supone un 13% inferior al de 2022 y un 14% por debajo de su media de cinco años. Croacia informa un volumen de producción de 0,4 Mhl en 2023, un nivel 41% inferior al de 2022 y 46% inferior al promedio de los últimos cinco años. Esta baja cosecha fue a consecuencia de condiciones climáticas adversas y un brote de mildiu velloso. Por último, Eslovaquia tiene una estimación de 0,3 Mill. hL, un 20 % menos que en 2022.

INV 4.jpg
INV 5.jpg

El caso de EEUU, cuarto productor a nivel mundial, la estimación preliminar para la producción de vino de 2023 es de 25,2 Mhl. Esta cifra es un 12% mayor respecto a 2022 y un 4% por encima de su promedio de cinco años. Este crecimiento se debe a que fue favorecido por temperaturas frescas y fuertes lluvias invernales en las regiones de Napa y Sonoma, trayendo la humedad que tanto necesitan las vides después de varios años de sequía.

A estas alturas del año, los datos sobre la vendimia en China aún no están disponibles. Las primeras estimaciones para el año 2023 serán proporcionadas durante el primer semestre de 2024.

En cuanto a los países de Europa del Este, la producción de vino en Rusia se estima en 4,9 Mhl, cifra que coincide con el volumen de 2022 y un 9% superior respecto a su último promedio de cinco años.

En Georgia, se estima que la producción de vino en 2023 será de 1,5 Mhl, un descenso del 28% respecto al volumen de 2022, y 19% por debajo de su promedio de los últimos cinco años. El bajo volumen se debe a condiciones climáticas desfavorables como fuertes lluvias, granizo y vientos intensos, que afectaron gravemente a las regiones vitivinícolas orientales del país.

Del mismo modo, se espera que Moldavia produzca 1,3 Mhl de vino en 2023, un descenso del 10% respecto a 2022.

En Suiza se estima que la producción de vino aumente relativamente en 2023, 1,0 Mhl, nivel que representa un 4% más alto que en 2022 y un 14% por encima del promedio de sus últimos cinco años.

INV 6.jpg
INV 7.jpg

Datos Hemisferio Sur

En el Hemisferio Sur, donde las cosechas terminaron en el primer semestre de 2023, las cifras preliminares sobre la producción de vino tienden a ser más precisas y confiables en este período del año. Después de una cosecha récord en 2021 y una relativa disminución de los volúmenes de 2022, la estimación de producción de vino en 2023 será de 45 Mhl, lo que representa no sólo una disminución del 19% en comparación con 2022 sino también un descenso del 18% respecto al promedio de los últimos cinco años.

inv 8.jpg

Este es el nivel de producción más bajo registrado desde 2003 y puede atribuirse a fenómenos climáticos extremos que tuvieron lugar durante la temporada de crecimiento en las principales regiones productoras de vino. En general, la producción de vino para el HemisfeSur en 2023 se espera que represente el 19% del total mundial.

Los principales países productores de vino de América del Sur han registrado una importante caída en la producción con respecto a 2022. Chile es el mayor productor del Hemisferio Sur en 2023 con una producción de vino de 10 MhL, un volumen un 20 % inferior a la de 2022 y un 18% inferior a su promedio de los últimos cinco años. La cosecha se vio gravemente afectada por incendios forestales y sequías.

En 2023, debido a las heladas primaverales y las granizadas, en Argentina la producción de vino alcanzó sólo 8,8 Mhl (-23% / 2022). Esto representa uno de los volúmenes más bajos registrados en su historia.

Brasil tiene un volumen estimado de producción de vino de 2,3 Mhl en 2023. Esta cifra representa una disminución del 30% con respecto a la alta producción en 2022, y se debe principalmente a la falta de lluvias en algunas regiones vitivinícolas importantes como Río Grande do Sul. Uruguay, con una estimación de 0,5 Mhl, registró una gran variación negativa respecto al año pasado (- 34%), sufriendo de una grave sequía unida a olas de calor.

INV 9.jpg

En Sudáfrica se estima una producción de vino para 2023 de 9,3 MhL, lo que supone un descenso del 10% en comparación con 2022 y un 8% respecto a su media de los últimos 5 años. Este año la cosecha se ha visto afectada principalmente por enfermedades producidas por la presencia de hongos, particularmente mildiu velloso.

Australia registró una reducción considerable en la producción de vino en 2023 con una estimación de 9,9 Mhl, lo que representa una disminución del 24% respecto a 2022. Esto se debe a la combinación de lluvias persistentes, temperaturas inusualmente frías e inundaciones causadas por efectos de La Niña.

El segundo mayor productor de Oceanía, Nueva Zelanda, representa una excepción en el Hemisferio Sur

con una producción de 3,6 Mhl (-6% / 2022), es el único país con crecimiento positivo respecto al promedio observado en los últimos cinco años (+14%).

INV 10.jpg

Fuente: Enolife.com.ar en base a informe de la OIV.

En esta nota

Dejá tu comentario

Las más leídas