Massa

Con una oposición partida, el oficialismo intenta reorganizarse

No se descarta una ruptura en Juntos por el Cambio si Larreta insiste con la incorporación del gobernador Schiaretti. El Frente de Todos se encamina a las PASO tras no consensuar una lista única. El escenario financiero sigue sin cerrar.

Algunos fuman, otros se embriagan, ciertas personas se drogan, y otras se enamoran. Lo cierto es que cada quien se destruye a su manera.

Esta frase conecta linealmente con la crisis que está generando en la oposición el acuerdo entre el precandidato a presidente por el PRO y actual jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (CABA), Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador de Córdoba, el peronista Juan Schiaretti.

Gran parte de los dirigentes de Juntos por el Cambio (JxC) no terminan de entender la estrategia de Larreta, que generó un importante daño puertas adentro de la oposición y precipitó un estado de crisis en uno de los principales bastiones electorales de JxC.

El precandidato a gobernador de la provincia Mediterránea, Luis Juez, cruzó en duros términos la intención de incorporar a Schiaretti a JxC: “No necesitamos que desde el puerto nos digan qué es lo mejor para los cordobeses”, dijo, y advirtió que el actual gobernador de Córdoba “no le interesa” formar parte de la coalición, sino generar “confusión” en el electorado para retener poder en esa provincia.

Juez 05-06-23-luis-juez-candidato-1582570.jpg
Luis Juez se sintió traicionado con el acuerdo entre Larreta y Schiaretti.

Luis Juez se sintió traicionado con el acuerdo entre Larreta y Schiaretti.

Patricia Bullrich, la otra precandidata a presidente que presenta el PRO, también rechazó con fuerza la incorporación de Schiaretti: “Debemos tener respeto por los cordobeses que nos han apoyado en todo este último tiempo”. Acusó a su rival de “embarrar la cancha” e insinuó que “labura para el Gobierno" nacional.

Las críticas llegaron hasta del precandidato a jefe de gobierno porteño, y actual ministro de Larreta, Jorge Macri. “A mí me deja bastante incómodo”, expresó. “Debo decir que me resulta raro que en una provincia donde hemos logrado una unidad tan potente como la que plantean Juez y De Loredo planteemos en traer a un gobernador actual que compite contra ellos”, manifestó. “Por otro lado, no me olvido que Schiaretti apoyó las decisiones del Gobierno de quitarle recursos a la Ciudad. Entonces, a mí como candidato en Ciudad de Buenos Aires me deja bastante incómodo”, reconoció Macri.

Todo indica que, con este acuerdo, el jefe de gobierno de CABA ingresó con un “Caballo de Troya” al seno de de JxC. La interna se desató en forma feroz y durante toda la semana se habló de una posible “ruptura” en la coalición opositora.

Por primera vez en mucho tiempo, el oficialismo se lo vio unido en el festejo, dejando al margen todas sus diferencias. Irónico: lo que la política no logró, Rodríguez Larreta lo hizo.

Cada vez más cerca de las PASO

Si bien el oficialismo festeja el canibalismo que esta afectando a JxC, la situación del Frente de Todos (FdT) no es la mejor.

El presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Sergio Massa, analizaron el miércoles temas económicos y la coyuntura política local, casi en paralelo a la decisión de los gobernadores del peronismo y fuerzas aliadas de reclamar una “lista de unidad y consenso” con “integración federal” en el FdT para las elecciones de agosto.

El imprevisto encuentro, a solas, se realizó en el despacho presidencial de Casa Rosada y se extendió durante alrededor de dos horas y media. Massa no logró torcer la voluntad del presidente para eliminar las PASO en el oficialismo.

massa sergio-massa-congreso-frente-renovador-1.webp
Sergio Massa, ayer en el acto del Frente Renovador.

Sergio Massa, ayer en el acto del Frente Renovador.

Los dichos del ministro, ayer en el congreso del Frente Renovador (FR), confirman lo que se venía conversando durante toda la semana: Daniel Scioli, con poder de fuego en las filas del oficialismo, no se baja a su precandidatura a presidente, y su conducta tiene el aval de Alberto Fernández. No es mucho este apoyo, por el desgaste y lo debilitada que está la figura del primer mandatario, pero nadie sabe el caudal de votos reales que puede arrastrar Scioli, una figura molesta para el ministro de Economía.

Pese a lo conversado con el presidente, Massa insistió ayer, en el congreso del FR, que el oficialismo vaya con una única “fórmula competitiva” a las primarias de agosto. Sin embargo, definida la posición de Alberto Fernández, dejó abierta la puerta para participar como candidato en las elecciones de agosto. “Si se decide que haya PASO, que nos anoten y también ahí vamos a estar”, enfatizó, ante el aplauso de sus seguidores.

No descartó que él mismo pueda postularse o bien que lo haga otro referente del partido. Sin embargo, minutos después, volvió sobre sus pasos e insistió en alcanzar “los mejores acuerdos” con los socios del FdT, en especial con Cristina Kirchner con quien tiene fina sintonía política.

Mientras tanto, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, sigue adelante con la estrategia en la instalación de imagen -esta semana se adelantó con una pegatina masiva de afiches-, de su virtual precandidatura a la espera de la definición final de la vicepresidenta de la Nación. Las últimas encuestas reflejan un crecimiento importante en la intención de voto de Wado de Pedro aunque, por ahora, esta lejos de poder lograr consolidarse liderando las elecciones de agosto.

Todo este escenario, dentro del oficialismo, indica que la idea de una lista de unidad estaría sepultada y que el FdT deberá ir a las PASO con varios candidatos, un riesgo que muchos ya están anticipando: quedar cuartos detrás de los dos candidatos de JxC y de libertario Javier Milei.

Incertidumbre en el frente financiero

El Fondo Monetario Internacional (FMI) no emite señal alguna de que se esté cerca de un acuerdo con nuestro país, aunque señala que están trabajando en “alternativas” para fortalecer el programa. Lo que preocupa aún más es que no hay novedades sobre una posible visita de Sergio Massa a Washington.

Sergio Massa. FMI. Kristalina Georgieva.jpg
El gobierno espera alguna señal del FMI para poder firmar la continuidad del acuerdo.

El gobierno espera alguna señal del FMI para poder firmar la continuidad del acuerdo.

En una conferencia de prensa, Julie Kozack, directora de Comunicaciones del Fondo, dijo esta semana que la situación de Argentina es “muy compleja” y “muy difícil”, exacerbada por la sequía histórica. Señaló que el equipo de técnicos del Fondo y los de Economía “han trabajado mucho juntos” y que “las negociaciones continúan”, en busca de la aprobación de la revisión del programa.

Mientras tanto, el tiempo pasa. Faltan pocos días para el vencimiento de 2.700 millones de dólares con el FMI. En el ministerio de economía confían que antes del 22 de junio -fecha que vence el capital de deuda mencionada- el acuerdo con el organismo internacional estaría firmado.

En paralelo, en cierta parte del mercado reina cierto optimismo. En los próximos días se espera un salto en las cotizaciones de los bonos argentino con expectativas atadas a las futuras negociaciones de la deuda. “La revisión de FMI será aprobada. La entidad financiera no tiene forma de no firmar. Sin dudas, no llegar a una acuerdo, serían un caos para la Argentina, pero para ellos el escenario sería mucho peor. No están en condiciones de desestabilizar las economías de la región por una crisis de deuda en Argentina”, confió un operador financiero en conversación con este medio.

El optimismo, considerado por algunos expertos financieros está argumentado en “una apuesta al cambio” y por otros, en una búsqueda de cobertura, tanto para el excedente de pesos como para las tenencias de dólares ante medidas fuertemente disruptivas.

Un reciente documento del Bank of America (BOFA), destaca que existen “enormes riesgos de corto plazo”. Sin embargo, en el mediano plazo, hay coincidencia de que las ganancias pueden ser bien altas, incluso descontando una reestructuración de parte de la actual cartera de bonos.

Pero toda esta presunción sólo se convalidará con el correr de los días y tras las posibles turbulencias que aparezcan tras conocerse los resultados electorales.

billetes CHMLTN2Z6ZE6TGHGOWF5PM2VUE.jpg
Más de 7 billones de pesos fueron refinanciados a tasas muy altas y quedarán como pasivos a enfrentar en el próximo Gobierno.

Más de 7 billones de pesos fueron refinanciados a tasas muy altas y quedarán como pasivos a enfrentar en el próximo Gobierno.

Por otro lado el Gobierno intentó llevar optimismo al mercado anunciando esta semana que logró una adhesión promedio del 78% para el canje voluntario de su deuda soberana en moneda local, despejando vencimientos por más de 7,4 billones de pesos (unos 28,9 millones de dólares) para los pagos programados de instrumentos elegibles entre junio y septiembre.

“Hoy llevamos adelante el canje de deuda pública más grande de la historia argentina en el mercado doméstico; no solo por la trascendencia económica de impacto en las cuentas públicas, sino también por abarcar los vencimientos más importantes acumulados del segundo semestre”, afirmó el secretario de Finanzas de Economía, Eduardo Setti, en sus redes sociales.

Lo que no dijo el funcionario es que los inversores que aceptaron este canje cobrarán una tasa superior al 150% anual, que los fondos liberados irán a sostener un déficit fiscal que ya es incontrolable, y que esta enorme bola de pesos se traslada como un problema a resolver para la próxima gestión de Gobierno.

En esta nota

Dejá tu comentario

Las más leídas