Javier Milei

Javier Milei, el outsider que tiñó el país de violeta

A partir del 10 de diciembre será el primer economista en ser presidente del país.

Quiero decirles que hoy empezó el fin de la decadencia argentina, empezamos a dar vuelta la página, retomamos el camino que hizo grande a este país, volvemos a abrazar las ideas de la libertad. No hay vuelta atrás”, dijo anoche Javier Milei, flamante presidente de los argentinos.

De este modo, Milei pronunciaba su primer discurso como presidente electo y marcaba el comienzo de un tiempo bisagra. De hecho, anoche comenzó un nuevo ciclo en la historia del país. Milei dio un vuelco a la política de Argentina de los últimos 20 años al convertirse en presidente con sus ideas libertarias y claramente disruptivas. Obtuvo más del 55% de los votos en una elección que sorprendió por su contundencia.

Milei será el próximo presidente gracias a la combinación de un combo de variables que el tiempo dirá cómo se articulan. Por un lado, llega al sillón de Rivadavia gracias al enorme apoyo que recibió del electorado en casi todo el país, salvo el conurbano bonaerense (toda la provincia pintada de violeta salvo el conurbano, atención a este dato), Santiago del Estero y Formosa.

La magia de los números

Los números son asombrosos y superan todos los pronósticos de los sondeos de opinión pública que se conocieron durante la última semana. Por ejemplo, la consultora mexicana Altica había anticipado una victoria libertaria por 56,4% en base a una muestra de 4.500 casos; por su parte, Atlas Intel aseguraba que la LLA llegaría al 52.1%. Estos dos estudios fueron los que más se acercaron al escenario de anoche, muchos otros anticipaban una “elección peleada”.

Los sondeos instalaron un interrogante clave: ¿cuántos votos de Patricia Bullrich se trasladarían a Milei? ¿Era suficiente el respaldo de Macri para que los votantes apoyen al libertario? En este contexto, hubo consultoras que plantearon que la mitad de los seguidores de Bullrich se volcarían al libertario y otras, como la propia Altica, que aseguró que casi el 80% votaría a Milei.

La realidad superó a esas estimaciones por mucho. Milei logró un triunfo amplio. En la provincia de Buenos Aires, donde el oficialismo apostaba a sacar una diferencia, se dio un virtual empate, con un punto arriba Unión por la Patria. Massa ganó solamente en Santiago del Estero y Formosa. En el resto de las provincias se impuso el libertario. Milei construyó principalmente su triunfo en Córdoba (74% a 26%) y Mendoza (71% a 28%), pero también en las provincias del sur y del norte, donde el PJ esta vez no pudo conservar su histórica hegemonía. En estos distritos, Milei no solo que sumó los votos que había obtenido Patricia Bullrich sino también una importante porción de las adhesiones que cosechó Juan Schiaretti (Hacemos Nuestro País). El voto en blanco fue de 1,55% y los impugnados de 1,6%.

Pacto de Acassuso

Aquellos números son sólo un puñado, en (casi) todo el país triunfó la propuesta de Milei. En realidad, debemos decir que triunfó la propuesta de Milei y la estrategia que diseñó Mauricio Macri junto a Patricia Bullrich en lo que se conoce como el “Pacto de Acassuso”. Quizá estemos en la génesis de un nuevo oficialismo conformado por La Libertad Avanza y los dirigentes del PRO que respaldaron su candidatura de cara al ballotage.

Fue una jugada arriesgada que hizo tambalear a Juntos por el Cambio (JxC), alejó a buena parte del radicalismo y de la Coalición Cívica, y probablemente haya sentado los cimientos de un nuevo espacio político. No sabemos si seguirá existiendo Juntos por el Cambio (en los hechos, todo indicaría que no), pero sí parece estar claro que la noche de anoche dejó ganadores y perdedores.

Y también dejó muchas preguntas: ¿la UCR será oposición?, ¿cómo se reconfigurará UxP?, ¿qué rol jugarán Mauricio Macri y Cristina Kirchner? ¿Cómo será la articulación de poder en el Congreso? ¿Cuál será el rol del PRO en el nuevo gobierno?

milei presidente electo discurso
Javier Milei será el nuevo presidente. Fotos Télam.

Javier Milei será el nuevo presidente. Fotos Télam.

Todas estas preguntas son claves para el rumbo del país y más aún si tenemos en cuenta que el próximo presidente forma parte de un espacio que tiene apenas 2 años de existencia. Y eso no es todo, el libertario tendrá menos del 15% del total de bancas en Diputados y menos del 10% en el Senado.

Finalmente…

Llegamos al fin de un proceso electoral extenuante. Llegamos tras una campaña que planteó más miedos que ideas; que desdibujó a los partidos tradicionales tanto como a las alianzas que protagonizaron la escena durante los últimos años; que configura un nuevo escenario político y que una vez más, los sondeos de opinión fueron herramientas para leer tendencias y no oráculos para conocer resultados exactos.

En esta nota

Dejá tu comentario

Las más leídas