industria

La industria nacional del juguete aseguró estar dispuesta a competir

A través de un comunicado, la CAIJ se mostró dispuesta a trabajar con el Gobierno Nacional en la implementación de las reformas necesarias para posicionarse en el plano internacional.

La Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ) se sumó a los mensajes de felicitación al presidente electo, Javier Milei, a través de un comunicado firmado por sus autoridades. Además, se mostraron preocupados por las desventajas que enfrenta la industria nacional respecto de los productos importados.

En el documento aseguraron que la industria está dispuesta a trabajar en conjunto con el Gobierno Nacional, con el objetivo de realizar todas las reformas estructurales necesarias para que las empresas puedan competir internacionalmente en igualdad de condiciones con otros países productores de juguetes.

“En el plano económico, esperamos que se realicen las reformas estructurales que están previstas en la plataforma del presidente electo, orientadas a reducir y simplificar la carga tributaria y laboral”, señalaron.

La preocupación tiene sustento en el complejo sistema tributario al que se enfrenta la industria nacional. En este sentido, remarcaron que “las cargas patronales, que tuvieron un incremento en los últimos años, restringieron al máximo nuestra rentabilidad y dificultaron la generación de empleo”. En efecto, la elevada carga tributaria es lo que desalienta la reinversión de utilidades y reduce la competitividad en todas las industrias.

A esto se le suma el atraso del tipo de cambio oficial. “Esta situación es perjudicial para la industria argentina porque favorece las importaciones de juguetes terminados y encarece las exportaciones, que ha sabido exportar el 10% de su producción y puede incrementarlas con estabilidad y políticas de estado a largo plazo”, indicaron.

De acuerdo a la CAIJ, “nuestro país tiene las mismas capacidades productivas que las mejores fábricas del mundo, con tecnología de última generación y recursos humanos calificados para poder competir con cualquier país, pero en igualdad de condiciones”.

En la actualidad, la Industria Argentina del Juguete está integrada por 180 fabricantes que generan más de 8.000 puestos de trabajo directos e indirectos con una utilización de la capacidad instalada del 60%.

En relación con la perspectiva futura, consideraron que “cualquier propuesta de apertura comercial debe estar acompañada en forma simultánea y proporcional por reformas impositivas, logísticas, financieras y laborales que mejoren la competitividad, para no poner en riesgo la sustentabilidad de la industria argentina del juguete, sus empleos, sus inversiones y su cadena de valor”. Asimismo, destacaron que deben mantenerse algunas medidas tendientes a compensar la competencia desleal y asegurar la calidad de los productos que ingresen al país.

Respecto a la temporada de fin de año, anticiparon que el jueves 21 de diciembre se desarrollará una nueva Noche de las Jugueterías que apuntará a dinamizar las ventas de fin de año con promociones bancarias, descuentos y actividades en los comercios.

“Venimos de uno de los peores Día del Niño en décadas, con una caída de las ventas de juegos y juguetes importantísima por la devaluación post PASO y la pérdida del poder adquisitivo de las familias, por lo que tenemos moderadas expectativas para la temporada de fin de año”, aseguró su presidente Matías Furió.

De acuerdo al informe de la CAIJ, en Argentina, las ventas de juguetes se activan en tres fechas clave, que concentran alrededor del 95% del total del año: Día del Niño (60%), Navidad (35%) y Reyes (5%).

“Venimos de un pésimo año, pero confiamos en que podremos superar esta crisis como tantas de las que nos tocó atravesar en nuestros casi 80 años de historia”, concluyó Furió.

En esta nota

Dejá tu comentario