Cultivos

Evalúan el uso de la biosolarización en horticultura

En el INTA, analizan una tecnología que beneficia la salud de los cultivos y aprovecha la energía solar para la pasteurización de los suelos.

“La biosolarización es la combinación de dos técnicas: la biofumigación y la solarización. El primero emplea gases producidos por la descomposición de restos orgánicos para combatir malezas, nematodos y patógenos del suelo; por otra parte, la solarización utiliza la energía solar para pasteurizar el suelo a altas temperaturas durante 15 a 30 días, según se haga en verano o primavera respectivamente”, explicó Mariel Mitidieri -especialista del INTA San Pedro.

De este modo, la especialista introdujo cuales son los avances en relación a una técnica no contaminante de desinfección del suelo que, en 2023, cumple 20 años de prueba en INTA San Pedro. Entre los diferentes ensayos que se realizan cada año para mejorar la técnica, un trabajo presentado en el Congreso Argentino de Horticultura 2021 evaluó la combinación de la biosolarización con el aporte de cianamida cálcica. Éste es un fertilizante de liberación lenta que sinergiza el efecto biocida de la biosolarización al liberar compuestos que matan a patógenos y nematodos.

Cultivos bajo cubierta

Los ensayos realizados por el INTA San Pedro se llevaron a cabo en parcelas de espinaca bajo cubierta y compararon suelos solarizados, biosolarizados con brásicas, biosolarizados con rotación de enmiendas (incluyendo residuos de cultivos hortícolas como tomate y pimiento y un testigo.

“En las parcelas en las cuales se viene aplicando la biosolarización, se observó la presencia de microorganismos benéficos que resisten el tratamiento y se detectó una merma en la concentración de plaguicidas en el suelo”, indicó Mitidieri. Los rendimientos fueron superiores, así como también disminuyó el número de plantas muertas al final del ciclo de cultivo y el porcentaje de raíces con podredumbres radiculares y agallas causadas por nematodos. El agregado de cianamida cálcica aumentó el rendimiento y el control de algunos patógenos como Fusarium spp.

“Esta técnica permite producir sin utilizar fumigantes de síntesis química. También se apunta a mejorar la calidad física y fisicoquímica del suelo y a la reutilización de restos de cosecha y materiales orgánicos locales” detalló la especialista y agregó: “Además de espinaca, se han obtenidos buenos resultados en tomate, pimiento, lechuga y rúcula”.

La especialista indicó que la sanidad integral del cultivo se favorece al eliminar pupas de insectos y propágulos de patógenos que afectan a órganos aéreos y explicó que el INTA aporta tecnología en el desarrollo de esta técnica desde hace 20 años. Además, el INTA San Pedro fue pionero en evaluar la técnica de solarización a campo en la década del 80.

Argentina, sede del simposio de biofumigación

En 2024, y por primera vez en Latinoamérica, San Pedro será sede del 8vo. Simposio internacional de biofumigación, abonos verdes y cultivos de cobertura, cuya última edición se realizó desde Suiza, durante la pandemia y de modo virtual. Será una oportunidad para entrar en contacto con referentes a nivel internacional que han realizado valiosos aportes al conocimiento de las plantas biocidas como distintas variedades de biofumigantes seleccionados por su capacidad para controlar patógenos o productos derivados de su procesamiento como las harinas de B. carinata. Además, se presentarán trabajos sobre abonos verdes y cultivos de cobertura a fin de promover el intercambio entre investigadores y profesionales interesados en la regeneración del suelo y el manejo agroecológico de los cultivos intensivos.

En esta nota

Dejá tu comentario

Las más leídas