consumo

Argentina sigue liderando el consumo de carne vacuna a nivel mundial

El consumo de carne vacuna en Argentina es 40% superior al de Estados Unidos y Brasil, segundo y tercer país respectivamente, que sigue en el listado.

Un reciente informe realizado por Franco Artusso y Martina Abduca, economistas del Ieral de la Fundación Mediterránea, destaca que Argentina se encuentra en el segundo lugar entre los países de mayor consumo de carne del globo, contabilizando la sumatoria de carne bovina, aviar y porcina.

El consumo global se ubica en los 116 kilos, divididos en 52 kilos de vacuno, 47,3 de aviar y 16,7 de porcina. El listado lo encabeza Estados Unidos, con 120 kilos y más lejos siguen Australia, con 100,7 kilos anuales y Brasil, con 96,7 kilos, para la sumatoria de estos tres tipos de carne.

Pero tal vez el dato que más llama la atención es que, pese a existir un importante retroceso en las compras locales, nuestro país es el principal consumidor de carne vacuna a nivel global. En el caso del pollo ocupa el tercer puesto y en carne porcina, el décimo primero.

Carne consumo ieral.jpg

Tal como se destaca en el cuadro adjunto, al momento de medir la ingesta de carne bovina, Argentina se ubica en el primero lugar con 52 lilos per cápita por año, el segundo puesto corresponde a Estados Unidos con 37,8 kilos, seguido de cerca por Brasil, con 35,7 kilos. Las estadísticas reflejan que el consumo de carne vacuna local es superior en un 40% respecto de estos de estos dos países.

El informe del Ieral se centra en la evolución del mercado de la carne aviar en últimas décadas y la compara con la que presentaron la carne vacuna y porcina. En los últimos años, la realidad indica que los cortes vacunos cedieron en el país su rol protagónico a otros sectores que aparecieron como una clara alternativa, como el caso de la carne aviar. En los últimos 25 años, el complejo avícola creció de manera sostenida y compite cabeza a cabeza con la carne bovina en los mostradores.

Comparando con el desempeño productivo de otras carnes, la carne aviar junto con la porcina muestran crecimiento en un período de 20 años, situación que contrasta con el estancamiento paralelo de la cadena bovina. Para tener orden de magnitud, la producción de carne aviar creció al 5,8% promedio anual entre 2003–2023, la producción de carne porcina al 7,5% anual y la carne bovina a sólo el 0,7% anual (por debajo de la tasa de crecimiento poblacional). Durante su período de mayor expansión (2003–2013) la producción de carne aviar llegó a crecer a tasas anuales del 10%, superando el desempeño productivo del cerdo (+7%) y el de la carne bovina que se encontraba en ese entonces en franco retroceso (-1,4%).

A pesar de su prolongado estancamiento, la carne bovina sigue manteniendo su liderazgo en producción cárnica: en el 2023 se produjeron 70 kilos per cápita de carne bovina, 49 kilos de carne aviar y 16 kilos de cerdo. Ahora bien, su estancamiento le ha costado ir perdiendo relevancia en relación a las otras dos carnes mencionadas, para tener referencias, en 2023 la carne bovina representó 52% del total producido de las tres carnes, la aviar el 36% y la de cerdo el 12%; unos 20 años atrás, la carne bovina representaba el 75% del total, la aviar el 20% y la porcina solo el 4%.

Otro dato importante que refleja el estudio del Ieral es el precio al momento de la compra de cada uno de estos productos. El informe comparó las dinámicas de precios de las distintas carnes y concluyó que entre 2007 y 20223 la aviar se encareció frente a la porcina, pero se abarató frente a la vacuna. En 2007, con un kilo de pollo se podían comprar 0,38 kilos de carne porcina y 0,48 kilos de carne bovina, mientras que en 2023 con un kilo de pollo pudieron comprarse 0,49 kilos de carne porcina y 0,34 kilos de carne bovina.

En esta nota

Dejá tu comentario