rentabilidad

Cómo lograr rentabilidad en explotaciones de peras y manzanas

La temporada de peras y manzanas está mostrando buenos números para los productores. Claves para mejorar la rentabilidad.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Alto Valle elaboró la “Estimación de costos referenciales de producción de peras y manzanas para la provincia de Río Negro, Argentina para la temporada 2023/2024”, informe que fue presentado en la Mesa de Contractualización Frutícola.

Los valores componentes del costo se estiman en pesos y el valor del costo por kilo se expresa en dólares oficiales del día de la realización del análisis, tomando una producción referencial de 40 toneladas por hectárea (tn/ha) para la manzana Red Delicious y 45 toneladas por hectárea (tn/ha) para la pera Williams. Asimismo, se efectúa un análisis de sensibilidad con producciones que están un 10% por arriba o por debajo de la producción o rendimiento por hectárea considerada en este estudio. El costo promedio obtenido por INTA oscila entre los 0,28 y 0,32 dólares por kilo (usd/kg), con un valor medio de 0.30 usd/kg.

Como lo explicita el Informe el análisis se basa en la utilización del ‘Modelo de explotación N°4’, adoptado desde la temporada 2018/2019 como el más representativo de la realidad productiva de la región objeto de estudio. Esta elección se respalda en los precedentes extraídos de informes previos presentados por esta institución. Además, esta decisión fue ratificada oportunamente por los participantes en la mesa de Contractualización Frutícola, según los antecedentes recopilados para la elaboración de este informe”.

En la reunión llevada a cabo en la Secretaria de Fruticultura de Rio Negro se presentó este Costo de Referencia con la asistencia de representantes de la Federación de Productores, profesionales del INTA Alto Valle y de la Secretaria de Fruticultura, no asistiendo lamentablemente, como en la mayoría de las anteriores reuniones, los empresarios representados en CAFI y CINEX, sin existir una explicación por esta decisión de no participar.

Por solicitud de los representantes de la Federación de Productores se tomó finalmente el valor más alto, o sea 0.32 usd/kg, argumentando que los productores primarios no logran los rendimientos considerados para el valor base ( 0.30 usd/kg) y menos con el tomado en cuenta para el 10% superior (0.28 usd/kg).

Sobre el modelo de explotación que toma como referencia el estudio, es necesario aclarar que el mismo debería, por su antigüedad, ser re evaluado con el fin de realizar ajustes pertinentes que pudieran ser necesarios para que el mismo exprese la realidad productiva de los actores económicos de la producción primaria: sistema de conducción, variedades plantadas, superficie bruta y superficie neta, amortizaciones, intereses considerados, tecnología aplicada ,labores culturales realizadas, gastos generales, retribución al trabajo del productor y producción bruta y neta por hectárea neta.

Análisis de la rentabilidad de la producción

La rentabilidad que puede obtener el productor depende de varios factores, como especies y variedades plantadas, rendimiento bruto por hectárea, rendimiento neto o cantidad enviada empaque, el porcentaje comercializado directamente hacia la industria desde la chacra, tipo de venta acordada (o sea por kilo bruto entregado o por la clasificación obtenida), precio logrado por la fruta, formas de pago, etc.

Por otro lado, hay que tener presente que no existe “un costo”, ya que el estimado es un valor promedio, y cada productor tiene su costo de acuerdo a su sistema productivo y forma de contratación de la mano de obra. En este aspecto también hay que remarcar que muy pocos productores conocen su verdadero costo -solamente sus gastos- y esto es algo sobre lo que se debería trabajar.

La sostenibilidad de la fruticultura actual no tolera ineficiencias productivas, como pueden ser: plantaciones en suelos inadecuados que no permitan la buena expresión vegetativa, plantas comercializadas que no responden al clon presuntamente seleccionado. Esto último es especialmente visible en las plantaciones de clones mejorados de Red Delicious donde, por defecto de la calidad de plantas que comercializan los viveros, el productor se encuentra con plantas que no responden al clon comprado en aspectos como el vigor ni, lo que es peor, en cuanto al color rojo de cobertura. Asimismo, es fundamental que se realicen de manera adecuadas las labores culturales involucradas en el proceso productivo aplicando no solo el conocimiento sino también la gestión del mismo.

Además del riego por aspersión considerado en el estudio presentado el productor debería incorporar la malla protectora del cultivo, para controlar los daños por granizo y asoleado y así incrementar los kilos embalados de manera sostenible en el tiempo. Esto requiere un importante capital para inversión y un costo adicional de mantenimiento.

Los kilos producidos y los embalados por hectárea varían notablemente de acuerdo a las variables antes citadas. Como referencia hay que comparar los rendimientos en kg/ha que se obtienen en el Valle contra lo que logran nuestros competidores como Nueva Zelanda, Sudáfrica y Chile, países que dependiendo de las variedades y destinos embalan entre 2000 a 3000 cajas por hectárea, lo que significa rendimientos netos comercializados de 36.400 a 54.600 kg/ha

Acercándonos a la rentabilidad del productor

Para efectuar un cálculo del ingreso neto (costo total menos ingresos) del productor, asumimos que en manzanas clones Red Delicious sobre la producción total un 93% va a empaque, y de esa cantidad se embala el 88%. En peras tomamos un promedio de las tres principales variedades considerando un 93% dirigido a empaque y un 80% de embalado.

manzana galpon de empaque images.jpeg
Otro de los puntos importantes para mejorar la rentabilidad es lograr más kilos embalados por hectárea.

Otro de los puntos importantes para mejorar la rentabilidad es lograr más kilos embalados por hectárea.

Sobre estas cantidades consideramos cuatro precios diferentes obtenidos por el productor por cada kilo embalado (valor promedio sin discriminar porcentajes de 1ª, 2ª y 3ª, ni distinción de tamaños, obviamente que el precio será mayor mientras más porcentaje de 1ª y 2ª tenga y los tamaños estén entre los más buscados), y analizamos en base a estos valores cual sería la superficie mínima de manzanas y de peras para asegurarle al productor un ingreso de $ 2 millones mensuales, necesarios para vivir una familia tipo constituida por padres y dos hijos. ($24 millones anuales).

Este análisis o ejercicio es solo ilustrativo y cualquier productor puede realizarlo y cambiar el ingreso deseado según sus propias necesidades, rendimientos y precios obtenidos. Con el fin de simplificar el ejemplo se toma el mismo costo para manzanas y peras y se ha actualizado el valor del dólar a $ 887. El costo tomado es de 0.26, 0.28, 0.30 y 0.32 usd/kg de acuerdo a la producción bruta correspondiente de 50, 45, 40 y 35 tn/ha.

Gráfico de Manzanas: Ingreso neto (miles $) por hectárea para distintos rendimientos y precios por kilogramo (no se considera el ingreso por la fruta a industria)

Toranzo costos productores.jpg

Para lograr un ingreso de 24 millones de pesos anuales a los valores superiores de 40.920 embalados por ha y $ 600/kg se necesitan 1.84 ha y para rendimientos de 28.664 kg embalados a $ 400/kg se necesitan 16 ha.

Gráfico de Peras: Ingreso neto (miles $) por hectárea para distintos rendimientos y precios por kilogramo (no se considera el ingreso por la fruta a industria)

Toranzo costos peras.jpg

En el caso de las peras para obtener los 24 millones de pesos anuales con un rendimiento de 37.200 kg embalados y a $ 600/kg se precisa 2.23 ha y para 26.040 kilos embalados a $ 400/kg se necesitan 49.8 ha.

Claramente, para que el productor pueda sostenerse necesita más kilos embalados por hectárea para lo que es imprescindible tener montes homogéneos, plantados en buen suelo y sin restricciones al crecimiento de las plantas, incorporar tecnologías (riego por aspersión y eventualmente fertiriego por goteo) y malla de cobertura para granizo y asoleado y una buena gestión del conocimiento.

Este ejemplo realizado con diferentes supuestos pretende enfatizar la necesidad de obtener la mayor cantidad de kilos -o cajas- embalados por hectárea, ya que en nuestro país -y en todo el mundo el negocio de la fruticultura- es un negocio de ‘resta’, que se inicia con el precio convalidado por el consumidor y que cada eslabón de la cadena va obteniendo su porcentaje de ganancia (en algunos casos excesivo) y al final de la cadena está el productor, que recibe lo que queda de esa cadena de restas. Y en este sentido vale la pena resaltar la responsabilidad de cada eslabón de la cadena a fin de que no se cometan errores que finalmente serán pagadas por el último eslabón de la cadena, o sea el productor. Esto significa en primer lugar que el productor lleve a empaque la calidad de fruta acordada con la empresa receptora y finalmente que el receptor que es el “custodio” de un bien que recibió haga una buena conservación, logística y comercialización de la fruta del productor.

Nota: a continuación, el trabajo completo del INTA al que se hace referencia en este contenido y el acta firmada en la secretaría de Fruticultura de Río Negro.

Informe Costos pepita temporada 23-24.pdf
WhatsApp Image 2024-04-21 at 09.12.16.jpeg

En esta nota

Dejá tu comentario

Las más leídas